jueves, 19 de enero de 2017

Espero.

... me he dado cuenta de algo nuevo: cuando crees que estás bien, cuando crees que has pasado por todo, que ya te ha dolido todo lo que te tenía que doler y le has guardado el luto que, en gran medida, no merecía, todo aparece de nuevo. Benditos demonios. 

Soy de las de la opinión de que todo sucede por algo y de que el pasado nos hace, nos crea, nos modela, nos enseña, y si, ¿por qué no? gracias a él podemos decidir la persona que queremos y la que no queremos ser o simplemente aquello que no queremos que nos vuelva a suceder. 
He aprendido a ser crítica, a valorar(me), a decidir, a quererme un poco más, pero claro, eso tampoco era difícil ¿verdad?. 
Todo esto es lo que pensaba, lo creía con todas mis fuerzas, me lo creía. No es así. Y descubrirlo duele... joder si duele. 

- Me han hecho daño. Me he hecho daño. Y me sigue doliendo. 

Esa es la realidad. He ordenado todo ese dolor, poniendo en cuatro montones los cuatro culpables, cada detalle, cada día, cada palabra, cada episodio. Los he atado con cinta roja, cinta de seda roja con un lazo en el extremo, como se les hace un lazo a las cajas de regalo. Esos montones de recuerdos están guardados en mi cabeza, cada uno en un extremo, sin tocarse, sin acercarse... solos... conviven en mi junto con la esperanza, esperanza de que el polvo los cubra ¿y por qué no?... desaparezcan. 
No es así... siguen ahí, y hace poco se movieron por culpa de una gran sacudida. Todo se ha mezclado, todo se ha desordenado y yo con ello. 

He retrocedido y ahora vuelvo a ser la que era, con miedo de no poder dejarlo de ser nunca. Vuelvo a ser débil, frágil, pequeña. Me duelo.
Sigo haciéndome daño, creyéndome todo lo que me hicieron creer, resonando todo dentro de mi. Creo no merecer. Sigo acordándome de cada palabra que se clavó dentro de mi, cortándome y deshaciendo lo que algún día fui, sigo viendo las miradas y reviviendo cada escena. Creo no merecer. Sigo huyendo con los ojos cerrados.

No creo que pueda quererme.
               Espero estar equivocada.
                            Espero que pase el tiempo.
                                         Espero que éste no me dé la razón.
                                                      Espero quererme. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario